Del Inem a dormir en la calle, en Noruega

La de Gonzalo Marina es la historia de millones de emigrantes que dejan atras su país y su familia porque la necesidad aprieta, el paro ahoga y los sueños parecen más fáciles de atrapar en países más desarrollados. Su relato coincide con el de millones de personas del sur que buscan en el norte la prosperidad que no llega o no termina de cuajar en casa. Y como muchos de ellos, ha comprobado pronto que no es fácil salir adelante en un lugar desconocido, con un idioma extraño, donde sin dinero no hay otro sitio para vivir que la calle. En su caso, las gélidas aceras de Bergen, Noruega.

Reportaje en la cadena NRK

Este madrileño de 34 años dejó España hace un mes para buscar trabajo en Noruega. Casado y con dos hijas, de nueve y doce años, se fue solo, con la esperanza de volver a por ellas cuando consiguiese un empleo en un país con un PIB per capita de 66.047 euros y una tasa de paro que ronda un envidiable 3%. El dinero que tenía ahorrado se le acabó, sin embargo, a las tres semanas. Desde hace una, vive en la calle. Como él, unos 250 españoles se han encontrado durmiendo al raso en las calles de Bergen desde marzo de 2011.

La historia de Gonzalo la recoge la televisión pública noruega NRK, que emitió el reportaje en la región de Hordaland (en el oeste del país, con Bergen como capital) el pasado día 9. Gracias a Margrethe Henriksen (Margarita, para los amigos españoles), que lo ha traducido, sabemos que Gonzalo es licenciado en informática y administración pública, y que al día siguiente de grabarse su testimonio, se despertó sin sentirse los pies y tuvo que ser ingresado en el hospital Haukeland, donde le han tratado de una infección.

No le queda dinero ni para comer, el frío arrecia y no recibe ningún tipo de ayuda de las autoridades noruegas,  pero dice que volverse ahora a España no es una alternativa.

Marcos Amano, encargado del centro Robin Hood, donde las personas sin hogar de Bergen pueden comer y ducharse, asegura que el de Gonzalo no es un caso aislado y que desde marzo de 2011 su centro ha acogido a más de 250 españoles sin trabajo, muchos de ellos veinteañeros que llevaban semanas viviendo en la calle en Bergen. Afirma que muchos de estos jóvenes emigrantes pidieron ayuda de primera necesidad, en vano, tanto a la policía como a NAV (la seguridad social noruega). Margarita dice que le da una vergüenza tremenda que falte la solidaridad donde abunda la riqueza, pero ocurre también aquí. Todos los días.

La concejala de Salud de Bergen, Lisbeth Iversen, que no aparece en el reportaje por encontrarse de baja médica, considera que es la embajada española en Noruega la que debe ocuparse de estos ciudadanos. Y probablemente en parte no le falte razón.

No sabremos si Gonzalo conseguirá culminar su aventura. Es un valiente, como los millones de emigrantes que dejan lo conocido y a los suyos para intentar prosperar. Con ese toque de insensatez que empuja a unos a obviar las dificultades convencido de que la recompensa llegará tras los obstáculos del comienzo. Pero sobre todo, con la desesperación suficiente para jugársela a pesar de todo. Como él hay millones en todo el mundo buscándose la vida, y arriesgándola, ahora mismo.

About these ads

14 pensamientos en “Del Inem a dormir en la calle, en Noruega

  1. Todo mi apoyo para este hombre y para todas las personas que se encuentran hoy en día en situaciones semejantes. Todo mi desprecio para quien permite que esto ocurra.

  2. Un hecho poco digno para un país occidental, con una riqueza como la de Noruega.
    Pero esto demuestra que la xenofobia existe en todas partes, y que el gobierno Español no da un puñetazo en la mesa.
    Que diría el gobierno Noruego si ocurriese lo mismo a sus ciudadanos en España?

  3. Si, pero a los miles de inmigrantes que llegaron a España en el 2001 no se les deseó lo mismo, al contrario, quienes pudieron les explotaron y le discriminaron, aqui también hay xenofobia. Como dice el comentario anterior: “lo que hacemos por aqui nos lo hacen por allí, todo vuelve.”

  4. Que situación tan precaria y que cierta en realidad. Es lamentable a la situación a la que estamos llegando y lo mal que millones de personas lo están pasando; todas estas personas cuentan con mi apoyo y admiración por no rendirse e intentar salir adelante.

  5. sin hablar noruego es una tontería emigrar a noruega, yo estoy tomando un curso en noruegaencastellano.com, es el único sitio donde hay curso de noruego en lengua castellana… en todos los demás está en inglés y en sitios como livemolacha es bastante deficiente… saludos

    • Sin lugar a dudas es una locura venir a Noruega sin tener por lo menos ingles fluido y una red que por lo menos te apoye en los primeros meses. Las cosas ya no son como hace unos 10 ó 14 años. La inmigración masiva de trabajadores de europa del este y la crisis económica están dificultando o haciendo prácticamente imposible conseguir un puesto de trabajo. Si tiene algún lector algún plan para venir sería conveniente tener una oferta de trabajo antes de venir, o en todo caso llegar con dinero suficiente para sobrevivir 6 meses, sabiendo que ese dinero puede perderse al no conseguir algún empleo. El alquiler de la vivienda debe calcularse por lo menos en mil euros mensuales, mas otros mil para alimentación. No me gustaría desanimar a nadie, pero es terrible ver también la situación en la que muchos se ven envueltos al venir sin saber a que se enfrentan. Suerte!!!

      • Aquí una que estudia noruego a ver si se puede probar suerte. Entro totalmente en tu descripción (al contrario), ni tengo una red que me sustente ni trabajo, pero aquí tampoco… Aunque sé que me la juego, si en enero no me ha salido nada tendré que empezar a enviar currículums en serio allí y jugármela… Cuando no hay no te queda otra que dar otro paso más aunque no veas si aún tienes un camino delante de ti.

  6. Pingback: Del Inem a dormir en la calle, en Noruega | Mejor No Hablar de Ciertas Cosas

  7. Hay miles de casas y pisos en Sevilla que rondan los 1000 euros de alquiler, y no precisamente en el centro de la ciudad, mientras que aquí el salario mínimo son 600 euros y allí son 2500 (4 veces más). Aunque allí te gastes mil en alquiler y mil en comer, te sobran 500 del salario mínimo, y si ganas como un técnico cualificado (de 4000 a 6000 euros) entonces te queda un buen dinero para ahorrar, que aquí en España vas a ser un rey cuando vengas, dentro de unos años más todavía… y si estás 20 o 30 años allí y te jubilas te va a quedar una pensión que ni un médico cirujano cobraría en su vida…

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s