Víctimas doblemente golpeadas

Te acaba de asaltar un grupo de cabezas rapadas. Puede haber sido por tu look punk, o hippie, o gótico, por ser un chico y llevar el pelo largo, por ser africano, latinoamericano o asiático, o sin más, porque te has cruzado en su camino. Te han pateado y golpeado en todo el cuerpo. Te han insultado mientras desde el suelo, retorcido, les suplicabas llorando que parasen. Aparece una persona y los tipos se van. Estás sangrando y te dice que no te preocupes, que va a llamar a la policía. “¡Nooo, por favor!”. Te vas arrastrándote, cojeando, aturdido, pero te vas. Si viene la policía será a ti a quién metan entre rejas. No tienes documentación, y al parecer aquí, sin papeles, tampoco tienes derecho a justicia. Sigue leyendo

Anuncios